We help you

How can we help?

Who can complain

Any citizen, Spanish or foreign, regardless of age or legal status in Spain can go to the Ombudsman. And you can do so at no cost, because addressing the Ombudsman is free.

Residing outside Spain, being legally incapacitated or being interned in a penitentiary or detention center are not impediments to address the Ombudsman. A complaint may also be filed by an association or by any other legal entity.

Con cada queja que recibimos se abre un expediente.

En un breve periodo de tiempo te respondemos si podemos ayudarte o si, por el contrario, el problema que nos has expuesto no entra dentro de nuestras competencias.

Si de una queja se desprende una presunta irregularidad, intervenimos ante la administración competente para obtener información sobre el caso y proponer soluciones.

If you have filed a complaint with the Ombudsman as of January 1, 2014, you can consult its online process in the section “Check your complaint“. Your query allows you to follow the steps and dates of the actions of the Defender, to know the administration or the body from which the response is expected, and the meaning of it.

The person or persons who go to the Ombudsman will find on this website how to access, through their own key, their documents from anywhere and at any time of the day.

Cómo te podemos ayudar

Las quejas se pueden presentar de manera individual o colectiva, cuando los ciudadanos consideren que la actuación de una administración (central, autonómica o local) o empresa o servicio público, ha vulnerado sus derechos.
Los ciudadanos también pueden pedir al Defensor del Pueblo que interponga un recurso de inconstitucionalidad o de amparo ante el Tribunal Constitucional.

Cuando no podemos investigar una queja por no tener competencias para ello, envía una carta al ciudadano explicándole los motivos. Siempre que es posible, le orienta sobre las vías a las que puede acudir.

No dejamos a nadie sin una respuesta y sin orientación.
El Defensor del Pueblo vigila cualquier vulneración de derechos y puede actuar de oficio, abriendo actuaciones o consultas sin esperar a que alguien se queje.
Aunque el Defensor del Pueblo no puede anular o modificar los actos ni las resoluciones de las administraciones públicas, en el caso de que concluya que se han vulnerado derechos fundamentales, su misión es convencer a la Administración, para que adopte medidas que permitan corregir la situación.

Las administraciones aceptan más del 75% de las resoluciones del Defensor.