El Síndic insta a Presidencia de la Generalitat a concretar a qué entidad compete la gestión y el pago del bono social térmico

El síndic de Greuges de la Comunitat Valenciana, Ángel Luna, reclama a Presidencia de la Generalitat que determine, sin dejar lugar a duda, la entidad u organismo competente para hacer frente a la gestión y abono del Bono Social Térmico correspondiente al año 2020 y a los sucesivos a partir del 2021; puesto que esta es la única anualidad que sí se ha encomendado gestionar al IVACE, según ha informado a esta institución la Conselleria de Vivienda.  

Durante el año 2021 y el 2022 han sido numerosas las quejas  que ha recibido el Síndic sobre la no tramitación y pago del Bono Social Térmico (BST) correspondiente al año 2020. Las más de 161.000 personas beneficiarias  de esta ayuda esperaron a lo largo de todo el año 2020 su abono; pero al no producirse empezaron a reclamarlo a las distintas consellerias, pues desconocían a quién correspondía la tramitación de los fondos ministeriales destinados a ese fin. 

El BST de 2019 lo gestionó y tramitó el propio Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECO), pero el BST 2020 ya correspondía hacerlo a las Comunidades Autónomas. 

La Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, en julio de 2021, cuando ya se debería estar abonando el BST 2020, respondió al Síndic que todavía no se había designado el órgano competente para la gestión y pago de este bono.  

Asimismo, la Conselleria de Vivienda y Arquitectura Bioclimática, en un informe del 12/11/2021, comunicó al Síndic que dicha tarea le correspondería a la futura Agencia Valenciana de la Energía, que habría de crear la Conselleria de Economía. Dos meses más tarde, Vivienda notificó al defensor que, finalmente, era el Instituto Valenciano de la Competitividad Empresarial (IVACE) quien asumía la gestión del BST.  

Asimismo, con fecha 28/02/2022, la Conselleria de Economía Sostenible manifestó al Síndic que “el encargo que recibió el IVACE en diciembre de 2021 se circunscribe exclusivamente a la gestión y pago del Bono Social Térmico con cargo al presupuesto del año 2021”. 

Cabe destacar que el 8/07/2022 Presidencia de la Generalitat informó a esta institución que “el IVACE ha asumido la gestión y pago del bono social térmico correspondiente al ejercicio 2020”. Sin embargo, en 7/11/2022, cuatro meses después, La Conselleria de Economía Sostenible comunica al Síndic, en respuesta a una información solicitada, que “hoy por hoy, IVACE no ha recibido ningún mandato expreso para llevar a cabo la gestión del BST-2020, ni tampoco transferencia alguna procedente del Ministerio…) 

Luna, preocupado por la falta de gestión del BST 2020, requirió informe de Presidencia, quien indicó a esta institución que “no corresponde a la Presidencia de la Generalitat adoptar o controlar las disposiciones por las que se haya podido asignar al IVACE las funciones de gestión y pago del Bono Social Térmico, ni tiene conocimiento de cuál es el órgano competente para la tramitación y pago del Bono de 2020”. 

Por otra parte, la Conselleria de Hacienda, a través de la dirección General de Presupuestos, confirmó al defensor “que dichos ingresos para las ayudas del Bono Social Térmico de 2020 no se recibieron en las cuentas de la Administración de la Generalitat, y por tanto no se comunicaron a ningún departamento o Conselleria de la Generalitat. (…)” 

Dado que, según otro informe recibido de Economía Sostenible, al IVACE no le consta que el Ministerio haya realizado ninguna transferencia para efectuar el pago del Bono Social Térmico-2020 en la Comunitat Valenciana, el Síndic concluye que la Generalitat Valenciana no lo ha gestionado, a pesar de la existencia de subvenciones directas para este fin. Del mismo modo, en ningún informe se hace referencia a la gestión y tramitación del BST 2022, que debería estar abonándose ya. 

Así las cosas, como todas las administraciones públicas actúan bajo el principio de personalidad jurídica única, el Síndic se dirige a Presidencia de la Generalitat como cabeza de la institución. El defensor considera que Presidencia es la responsable de resolver los conflictos que han podido surgir en la gestión de las ayudas del bono social térmico para el 2020, que siguen sin recibir sus beneficiarios, entre otros motivos, por la indefinición de las atribuciones competenciales entre las distintas Consellerias. 

Ver resolución completa:  

https://www.elsindic.com/Resoluciones/expedientes/2022/202202056/11909067.pdf 

Luna pide a Vivienda que haga automática la ayuda al alquiler cuando no pueda conceder un piso público a los colectivos más vulnerables

El síndic de Greuges, Ángel Luna, ha dictado una resolución instando a la Conselleria de Vivienda a conceder de manera automática la ayuda al alquiler a las personas demandantes de vivienda pública, cuando no pueda facilitarles un alojamiento y cumplan los requisitos de pertenecer a una unidad de convivencia  especialmente vulnerable o en riesgo de exclusión  social.

El defensor insiste en que cuando una persona solicita una vivienda pública, la administración debe responderle en el plazo legal de seis meses y detallarle cómo va a resolver su problema habitacional.

Ante la petición de algo tan esencial como la vivienda, Luna considera “irrazonable” que la inscripción en el Registro de Demanda de Vivienda tenga una validez de dos años y que incluso se pueda prorrogar por otros dos más. Lo que se traduciría en que transcurridos dos o cuatro años, la administración puede que no haya sido capaz de ofrecer ninguna solución a la carencia de vivienda del ciudadano, contradiciendo así el sistema establecido por la ley valenciana de la Función Social de la Vivienda.

Por ello, esta institución ha manifestado reiteradamente que, una vez que la persona interesada ha expuesto su necesidad de vivienda, corresponde a la administración pública competente poner en marcha todo el abanico de acciones y  ayudas disponibles para satisfacer cuanto antes  el  derecho a una vivienda digna y asequible.

El Síndic propone incluir en los formularios de inscripción en el Registro de Demanda de Vivienda un apartado específico para  que, en caso de carencia de vivienda pública que adjudicar, se pueda solicitar alternativamente  alguna de las ayudas directas previstas por la Ley.  De este modo, no se obliga a la persona a estar pendientes de las convocatorias de ayudas que aparecen el DOGV para solicitarlas expresamente y se simplifican los trámites del procedimiento.

Esta resolución de recomendaciones es el resultado de la investigación que el Síndic inició en noviembre del año pasado para analizar cómo podían afectar a los derechos de las personas demandantes de vivienda pública algunas de las previsiones que contempla el nuevo decreto del Reglamento de Registro de Viviendas de la Comunitat Valenciana y Procedimiento de Adjudicación de Viviendas.

La queja de oficio se abrió para investigar el posible incumplimiento por parte del decreto analizado de la ley de la función social de la vivienda y la obligación de tramitar la inscripción en el Registro de Demanda de Vivienda solo por vía telemática. Respecto a esta última cuestión, el defensor ha sugerido a la Conselleria que proceda a modificar el decreto para revisar esa obligación, ya que supone una vulneración de la ley de procedimiento administrativo y puede implicar una discriminación a los colectivos más vulnerables por la falta de garantías del acceso, medios y conocimiento de la tecnología necesaria.

Consulta la resolución del Síndic sobre este asunto.

Tras nuestra intervención, subsanan un error y reanudan el ingreso de la renta valenciana abonándole los retrasos de un año

Una ciudadana acudió al Síndic porque llevaba desde diciembre de 2020 sin percibir los 955€ mensuales de la renta valenciana de inclusión (RVI). En julio de ese año, había solicitado a los servicios sociales municipales una «modificación» de la cuantía de la RVI porque los ingresos de la unidad familiar habían variado. Sin embargo, el ayuntamiento inició, por error, el trámite de «extinción» de la prestación en lugar del de «modificación».

El pasado mes de noviembre, el defensor del pueblo valenciano dictó una resolución en la que indicaba que el citado «error» no se podía atribuir, en ningún caso, a la persona interesada, que solicitó la modificación de condiciones de la RVI hace más de 16 meses y que seguía sin percibir su RVI. En este sentido, Luna urgía a resolver la modificación de la prestación a la mayor brevedad.

Desde esta institución se viene insistiendo en que las demoras en la tramitación y resolución de los expedientes de renta valenciana de inclusión agravan la situación de pobreza y exclusión social de los solicitantes, máxime en el momento actual de pandemia. Y en esa situación de necesidad y desesperación se encontraba la mujer afectada por el citado error administrativo.

Finalmente, en enero de este año, la Conselleria de Igualdad y Políticas inclusivas comunicó al Síndic que había resuelto la modificación de su RVI y que se le reconocía una prestación mensual de 955 € y abonándole al mismo tiempo los atrasos correspondientes por un importe de 17.652 €. Una información que nos corroboró la ciudadana que presentó la queja y que puso fin a nuestra actuación.

Consulta nuestra actuación sobre este asunto.