El Síndic insta a comprobar la insonorización del Conservatorio de Castellón

El síndic de Greuges de la Comunitat Valenciana, Ángel Luna, se ha dirigido tanto a la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte como al Ayuntamiento de Castellón para hacerles llegar una serie de recomendaciones en relación a los problemas acústicos del Conservatorio Profesional de Música de Castellón.

Concretamente, Luna ha solicitado a la conselleria que compruebe el grado de cumplimiento de las medidas preventivas detalladas en un informe del INVASSAT de diciembre de 2021, entre las que destaca el incremento de aislamiento acústico de las aulas, el suministro de materiales y elementos que produzcan absorción, reflexión y difusión sobre la energía sonora, o la organización de controles de función auditiva, entre otras cosas.

En cuanto al Ayuntamiento de Castellón, el síndic le insta a comprobar nuevamente la adecuación de las instalaciones a la normativa en materia de edificabilidad y de condiciones acústicas.

La intervención del Síndic se inició en junio de este año, tras la queja presentada por la Delegación de la Comunitat Valenciana de la Asociación de Músicos Profesionales de España en la que denunciaban la falta de insonorización del edificio destinado a Conservatorio Profesional de Música de Castellón. Una situación que no solo estaba generando molestias a los vecinos, sino que también, según el escrito de queja, estaba ocasionando problemas en la salud de los trabajadores del centro por los altos niveles acústicos soportados.

En su resolución, el defensor valenciano recuerda el derecho de los trabajadores a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo, y la obligación de la Conselleria de velar por la protección de sus trabajadores frente a los riesgos laborales.

La Conselleria, por su parte, comunicó al Síndic que en diciembre de 2021 el INVASSAT emitió un informe en relación a la situación de este conservatorio en el que consideraba necesario la aplicación de medidas preventivas para reducir el nivel de exposición al ruido del profesorado del centro. Asimismo, la administración educativa detalló las actuaciones llevadas a cabo para intentar seguir las medidas impuestas por el INVASSAT.

Por otro lado, el Síndic también insiste en el deber de los ayuntamientos de velar por el cumplimiento de la normativa en materia de edificación y de las condiciones acústicas de las edificaciones ubicadas dentro de su término municipal.

Consulta la resolución del Síndic sobre este asunto: 11875903.pdf (elsindic.com)

El Síndic urge a Crevillent a eliminar las molestias acústicas generadas por un local de ocio

El síndic de Greuges de la Comunitat Valenciana, Ángel Luna, se ha dirigido al Ayuntamiento de Crevillent para pedirle que «adopte con rapidez y determinación» todas las medidas que sean necesarias para erradicar las molestias acústicas ocasionadas por un establecimiento de ocio y lograr el respeto de los derechos de los vecinos afectados por dichos ruidos.

Así responde el defensor del pueblo valenciano a la queja presentada por un vecino que manifestaba la falta de respuesta del Ayuntamiento ante las denuncias que había presentado por los ruidos de un café-bar situado en los bajos de su domicilio.

El Ayuntamiento de Crevillent remitió al Síndic un informe del que se desprendía que la actuación de la Policía Local había sido proactiva ante las denuncias del ciudadano. La Policía local acudió en varias ocasiones al establecimiento, comprobando los hechos denunciados e incluso asignó a un agente para el seguimiento de estas denuncias. Sin embargo, ni su actuación ni sus recomendaciones para que el titular del establecimiento instalara limitadores acústicos se habían traducido en requerimientos a éste, o en la adopción de medidas provisionales, con el fin de que las molestias cesaran.

De ahí que el Síndic insista en que la normativa vigente en esta materia habilita al Ayuntamiento, previa audiencia al interesado, a ordenar la suspensión inmediata del equipo de música hasta que se corrijan las deficiencias existentes o incluso a declarar la clausura y cierre del local. Unas medidas encaminadas a evitar las molestias acústicas que injustamente vienen padeciendo los vecinos afectados.

También recuerda el Síndic las sentencias de los tribunales de justicia que declaran reiteradamente que los ruidos inciden de modo pernicioso sobre el derecho fundamental a la inviolabilidad del domicilio y los derechos constitucionales a la protección de la salud, a un medio ambiente adecuado y a una vivienda digna, «por lo que, resulta de todo punto ineludible su firme protección por parte de los poderes públicos»

Consulta la resolución del Síndic sobre este asunto.

27 de abril: Día Mundial de la Concienciación sobre el Ruido

El problema del ruido en los diferentes municipios de la Comunitat Valenciana sigue siendo un motivo habitual de queja que se tramita en el Síndic de Greuges. A lo largo de 2021, destacamos las molestias acústicas causadas por: el funcionamiento de locales de ocio y de terrazas, el tráfico urbano, la tenencia de animales, el consumo de alcohol en la vía pública, las instalaciones industriales, la recogida de residuos sólidos, el ejercicio de actividades molestas, y las relaciones vecinales en el interior de edificios o el comportamiento incívico de otros ciudadanos. Unas molestias acústicas que vulneran los derechos de las personas que las padecen.

La exposición prolongada y continuada al ruido ambiental perjudica nuestra salud. No solo lo dice el Síndic. Los tribunales de justicia vienen declarando con reiteración que la contaminación acústica por encima de los límites legales incide perniciosamente sobre el derecho fundamental a la inviolabilidad del domicilio, a la protección de la salud, a un medio ambiente adecuado y a una vivienda digna. Por tanto, resulta ineludible su firme protección por parte de los poderes públicos.

Asimismo, la Organización Mundial de la Salud ha catalogado el ruido como el segundo factor medioambiental más perjudicial para la salud en Europa occidental. Según este organismo, la exposición prolongada a un nivel elevado de ruidos ocasiona efectos negativos sobre la salud de las personas (deficiencias auditivas, apariciones de dificultades de comprensión oral, perturbación del sueño, neurosis, hipertensión e isquemia), así como sobre su conducta social (en particular, reducción de los comportamientos solidarios e incremento de las tendencias agresivas).

En todas aquellas situaciones en las que el Síndic advierte una vulneración de derechos y pasividad de la Administración, instamos a que ésta actúe con rapidez y adopte todas las medidas correctoras que resulten pertinentes para erradicar las molestias y lograr el pleno respeto de los derechos de las personas afectadas. Además, recordamos que la pasividad de los poderes públicos ante estos problemas puede generar la responsabilidad patrimonial por funcionamiento anormal, con la consiguiente obligación de indemnizar los daños y perjuicios (físicos, psicológicos y morales) que se les pudiera causar a los afectados.

San Vicente del Raspeig se compromete a paliar las molestias acústicas en sus instalaciones deportivas

l síndic de Greuges de la Comunitat Valenciana, Ángel Luna, ha recibido recientemente el compromiso del Ayuntamiento de San Vicente del Raspeig de solucionar las molestias acústicas originadas en la zona “cubierta norte” de la ciudad deportiva municipal. Se trata de una superficie semicubierta utilizada por las escuelas deportivas, colegios, asociaciones y clubes deportivos que consta de una pista central – dedicada a fútbol sala, baloncesto y balonmano- y otras dos pistas transversales de baloncesto.

En febrero de este año, y a raíz de la queja presentada por una comunidad de propietarios, el defensor del pueblo valenciano recomendaba al consistorio que realizara una nueva medición de los niveles de ruidos que soportan los vecinos. También le pedía que, mientras se elaboraba y ejecutaba el proyecto de cerramiento de la pista semicubierta, adoptara otro tipo de medidas para compatibilizar el desarrollo de las actividades deportivas y el derecho al descanso de los vecinos. Unas recomendaciones que el consistorio ha aceptado.

Entre las medidas detalladas por la administración local para aliviar las molestias destacan: el traslado de eventos deportivos a otras ubicaciones o la limitación del horario de uso de la instalación durante los fines de semana (retrasando el inicio y adelantando el cierre). Asimismo, el ayuntamiento se compromete a no utilizar esta instalación durante los meses que no hay competiciones deportivas federadas, es decir: julio, agosto y septiembre.

Consulta nuestra actuación: 11829460.pdf (elsindic.com)

Instamos a Xirivella a actuar ante los ruidos ocasionados por la recogida de basura y a contestar a los escritos de los ciudadanos

Un ciudadano presentó una queja al Síndic de Greuges denunciando las molestias acústicas ocasionadas por los camiones de recogida de basura. De acuerdo con el afectado, estas molestias se agravaban en el periodo estival, por tener las ventanas abiertas y porque los trabajos de recogida se inician entre las 5,30-6,00 horas de la madrugada.

Antes de presentar la queja ante el Síndic, el afectado se había dirigido en varias ocasiones al Ayuntamiento de Xirivella exponiendo su reclamación, pero no había obtenido respuesta ni le habían solucionado el problema.

Una vez estudiado el expediente, el Síndic ha instado al Ayuntamiento que investigue “con rapidez y determinación” las molestias por la contaminación acústica denunciadas por el interesado. Y en caso de constatarse la realidad de las mismas, pide al consistorio que adopte todas las medidas necesarias para erradicar los ruidos y respetar los derechos de este ciudadano y de los demás vecinos afectados a la intimidad, la salud, el descanso y el disfrute de un medio ambiente adecuado y una vivienda digna.

El Síndic también recuerda al Ayuntamiento que tiene la obligación de contestar a los escritos de los ciudadanos de forma expresa y motivada en el plazo de legal establecido.

Consulta el contenido íntegro de la resolución del Síndic sobre este asunto.

El Ayuntamiento de Canet d’en Berenguer acepta nuestra recomendación sobre contaminación acústica en el almacén municipal

El Ayuntamiento de Canet d’en Berenguer  ha comunicado al síndic que acepta la recomendación que el defensor valenciano dictó a finales de marzo. En consecuencia, el consistorio comprobará el nivel de ruido procedente de la actividad del almacén municipal, y caso de que exceda los niveles máximos permitidos, adoptará las medidas correctoras necesarias para evitar las molestias denunciadas por un vecino.

De momento, de acuerdo con el informe municipal, ya se ha encargado la redacción del Proyecto de obras de mejora, adecuación y Actividad del Almacén Municipal. Un proyecto que incorporará la justificación del cumplimiento de la normativa  de protección contra la contaminación acústica, y por tanto, en él se definirán los materiales aislantes, así como todas las medidas correctoras que hayan de ser necesarias para la mejora de las condiciones acústicas de la actividad.

 

El Síndic urge a tomar medidas contundentes y efectivas contra los ruidos y el botellón en el centro tradicional de Alicante

)- El Síndic de Greuges de la Comunitat Valenciana, José Cholbi, se ha dirigido al Ayuntamiento de Alicante para solicitarle que adopte todas las medidas necesarias para eliminar las graves molestias acústicas que injustamente están soportando los vecinos de la zona comprendida entre Alfonso X el Sabio y la Explanada y desde la Rambla hasta el Paseo de Soto. Ruidos relacionados principalmente con el ocio nocturno, procedente de bares, terrazas, botellones, pubs, etc.

La investigación del defensor del pueblo valenciano, que tiene su origen en la queja presentada por la Asociación de Vecinos Centro Tradicional de Alicante, concluye con cuatro recomendaciones, una de ellas, la declaración de la zona como acústicamente saturada, evitando conceder nuevas licencias o autorizaciones así como ampliaciones de las ya otorgadas. También exige la adopción de medidas correctoras de aquellos establecimientos molestos para que se respete el límite máximo de decibelios permitido.

El centro tradicional de Alicante no es la única zona que ha sido objeto de investigación por parte del Síndic en los últimos meses. Los ruidos y el botellón también han sido causa de actuación del defensor del pueblo valenciano en la zona del Mercado Central y del barrio de Santa Cruz. En los tres casos, el Síndic ha pedido al consistorio una mayor contundencia e implicación en la lucha contra el ruido, así como incrementar el control y vigilancia policial en estas zonas con el fin de atajar la contaminación acústica, el “botellón” y el incumplimiento de los horarios de apertura y cierre de los establecimientos. Precisamente, en caso de comprobar este incumplimiento, Cholbi urge a denunciarlo ante la Agencia Valenciana de Seguridad y Respuestas a las Emergencias.

El dictamen del Síndic está en total sintonía con los pronunciamientos de los tribunales de justicia españoles así como con la última sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo de 16 de enero de 2018. La contaminación acústica por encima de los límites legales incide perniciosamente sobre el derecho fundamental a la inviolabilidad del domicilio, a la protección de la salud, a un medio ambiente adecuado y a una vivienda digna. Ese ruido no deseado y nocivo, junto con las vibraciones que provoca, puede llegar a perturbar la calidad de vida de las personas afectadas y más cuando ese ruido invade su espacio más íntimo y privado, el domicilio.

Otra advertencia que lanza el defensor del pueblo valenciano en su resolución es que la pasividad municipal ante los efectos perjudiciales para la salud provocados por la contaminación acústica puede generar la responsabilidad patrimonial por funcionamiento anormal de la Administración, con la consiguiente obligación de indemnizar los daños y perjuicios (físicos, psicológicos y morales) que se les pudiera causar a los vecinos afectados.

Por último, esta institución también considera imprescindible concienciar a la ciudadanía de su deber de respetar los derechos de las demás personas, entre los que está el derecho al descanso.

Ver el contenido íntegro de la resolución:

http://www.elsindic.com/Resoluciones/10939473.pdf

Reclamamos un mayor control sobre los apartamentos turísticos de la ciudad de València

El síndic de greuges de la Comunitat Valenciana, José Cholbi, ha recomendado al Ayuntamiento de València que adopte las medidas que sean necesarias –incluida la incoación de los expedientes sancionadores- para garantizar que la actividad de los apartamentos turísticos se ajuste a ley de contaminación acústica y a la de alquiler de pisos vacacionales.

La actuación del síndic tiene su origen en la queja presentada por un vecino de Ruzafa que indicaba que desde marzo de 2014 viene denunciando las molestias acústicas, así como los problemas de convivencia y de seguridad que viene padeciendo como consecuencia de dos viviendas destinadas a alquiler turístico, sin contar, supuestamente, con las autorización indispensables para su funcionamiento. Y es que, de acuerdo con el PGOU de València, no se permiten viviendas turísticas en suelo residencial, dejándolo únicamente al suelo terciario.

En relación con esta situación, la única información suministrada por la administración ha sido la relativa a los intentos –todos ellos infructuosos- de girar visitas de inspección con la finalidad de determinar la realidad de las denuncias formuladas por el interesado en torno a la existencia de apartamentos de alquiler vacacional en el edificio en cuestión.

De la información remitida por el Ayuntamiento, el síndic también deduce la insuficiencia e ineficacia de las medidas adoptadas por la administración a raíz de las denuncias formuladas por el ciudadano, para paliar un problema que viene padeciendo y denunciando de manera constante. De ahí que el defensor insista en adoptar las medidas que resulten pertinentes para determinar la realidad de dichas denuncias y, muy especialmente, para garantizar que la actividad que –en su caso- se constate que se viene ejerciendo se ajusten a la ley.

Por último, en caso de que exista un incumplimiento de las obligaciones que establecen las normativas sectoriales aplicables, el Síndic estima procedente poner en marchar los expedientes sancionadores previstos en la legislación.

Ver el contenido íntegro de la resolución del Síndic sobre esta materia.

Contaminación acústica: ruidos de los equipos de aire acondicionado en patio de luces de un edificio

Recientemente, hemos recomendado al Ayuntamiento de Valencia que solucione las molestias acústicas generadas por el funcionamiento de unos equipos de aire acondicionado situados en el patio de luces de un edificio de esta localidad.

Nuestra actuación se originó tras recibir la queja de un ciudadano que desde 2016 venía quejándose ante la Administración local de los problemas de ruidos que injustamente padecía como consecuencia de los equipos de aire acondicionado de un establecimiento, ubicados en el patio de luces de su edificio. El afectado nos indicaba que, a pesar de las gestiones realizadas y los escritos presentados, no había obtenido respuesta ni solución a su problema.

A pesar de la determinante y clara conclusión alcanzada por los servicios técnicos municipales en relación a la instalación de los equipos de aire acondicionado, el informe remitido por el ayuntamiento no mencionaba qué actuaciones había adoptado tras constatar la infracción de sus ordenanzas municipales.

Y es que, de acuerdo con la Ordenanza de Protección contra la Contaminación Acústica queda “expresamente prohibida la instalación de unidades externas en patios interiores de edificación”. Igualmente, la Ordenanza Reguladora de Obras de Edificación y Actividades indica que el vertido de aire caliente o frío se realizará a espacios libres; nunca a patios interiores o patios de manzana cuando puedan producirse molestias.

En nuestra resolución, también le recordamos al Ayuntamiento que la pasividad municipal ante esta infracción cometida podría generar la responsabilidad patrimonial, en cuyo caso tendría que indemnizar al afectado los daños y perjuicios.

El Síndic tramitó durante el último año 804 quejas por contaminación acústica

Ruidos procedentes de bares, terrazas, botellones, discotecas, fábricas, maquinaria, tráfico de vehículos, estaciones de tren, aeropuertos, casales falleros, barracas, carpas de fiestas,  campanarios, hasta de los propios vecino colindantes; estas son las fuentes generadoras de molestias acústicas más recurrentes de acuerdo con las quejas que la ciudadanía hace llegar al Síndic de Greuges de la Comunitat Valenciana.

El ruido o la contaminación acústica constituye uno de los motivos más importantes de quejas que recibe el defensor del pueblo valenciano a diario, así lo demuestran las 804 quejas tramitadas por esta institución durante el año 2017. Una problemática que ha generado 74 resoluciones emitidas por el Síndic recomendando a las administraciones adoptar todas las medidas protectoras que sean necesarias para paliar el impacto que provocan los ruidos.

Los dictámenes del Síndic están en total sintonía con los pronunciamientos de los tribunales de justicia españoles así como con la última sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo de 16 de enero de 2018. La contaminación acústica por encima de los límites legales incide perniciosamente sobre el derecho fundamental a la inviolabilidad del domicilio, a la protección de la salud, a un medio ambiente adecuado y a una vivienda digna. Ese ruido no deseado y nocivo, junto con las vibraciones que provoca, puede llegar a perturbar la calidad de vida de las personas afectadas y más cuando ese ruido invade su espacio más íntimo y privado, el domicilio.

Otra advertencia que lanza el defensor del pueblo valenciano en sus resoluciones es que la pasividad municipal ante los efectos perjudiciales para la salud provocados por la contaminación acústica puede generar la responsabilidad patrimonial por funcionamiento anormal, con la consiguiente obligación de indemnizar los daños y perjuicios (físicos, psicológicos y morales) que se les pudiera causar a los vecinos afectados.

El Síndic recuerda que las Administraciones públicas tienen la obligación de actuar frente a esta vulneración de derechos. Para ejercer este deber legal irrenunciable, los ayuntamientos cuentan con distintas herramientas administrativas que van desde sanciones económicas hasta la clausura de las actividades. Sobre este aspecto, Cholbi considera que la Administración debe ser más activa y eficaz a la hora de inspeccionar las actividades ruidosas en el control posterior del cumplimiento de las medidas correctoras exigidas. Ya que los ciudadanos a menudo se dirigen al Síndic denunciando el incumplimiento de las órdenes de cese de actividad. Y es que, tal y como el Síndic viene manifestando en sus resoluciones “la Administración debe evitar aquellas situaciones en las que resulta más rentable ir pagando unas sanciones de reducido importe que respetar el límite máximo de decibelios permitidos y cumplir el horario de cierre.”

Por último, esta institución también considera imprescindible concienciar a la ciudadanía de su deber de respetar los derechos de las demás personas, entre los que está el derecho al descanso.

Actualmente, el Síndic está tramitando una investigación de oficio sobre la contaminación acústica generada por el ocio nocturno (bares, discotecas, terrazas y práctica de botellón) en la ciudad de Valencia que hará pública en los próximos meses.

A continuación facilitamos enlace a algunas de las últimas resoluciones y recomendaciones del Síndic sobre ruido por actividades de ocio:

Castellón

Valencia

Alicante